Drogas en adolecentes

¿Por qué utilizan drogas los adolescentes?

Existen muchas razones por las que los adolescentes pueden usar drogas. Pero empecemos primero con su definición:
La definición de droga propuesta por la Organización Mundial de la Salud (OMS) se refiere a todas las sustancias psicoactivas como: “…cualquier sustancia que, al interior de un organismo viviente, puede modificar su percepción, estado de ánimo, cognición, conducta o funciones motoras”. Esto incluye el alcohol, el tabaco y los solventes y excluye las sustancias medicinales sin efectos psicoactivos.
Las convenciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para el control de drogas no establecen una distinción entre drogas legales o ilegales; sólo señalan el uso como lícito o ilícito. Pero en general se emplea el término droga ilegal o ilícita al hablar de aquellas que están bajo un control internacional, que pueden o no tener un uso médico legítimo, pero que son producidas, traficadas y/o consumidas fuera del marco legal.

Algunas razones comunes incluyen:
• Para encajar. El estatus social es muy importante para los adolescentes. Su hijo puede usar drogas en un intento por encajar con amigos o para impresionar a un nuevo grupo de jóvenes.
• Para socializar. Algunos adolescentes usan drogas porque disminuyen sus inhibiciones y los hacen sentir más cómodos en entornos sociales.
• Para lidiar con cambios en la vida. El cambio no es fácil para nadie. Algunos adolescentes recurren a las drogas para lidiar con situaciones como mudanzas, entrar a una nueva escuela, la pubertad o el divorcio de sus padres.
• Para aliviar el dolor y la ansiedad. Los adolescentes pueden usar drogas para lidiar con problemas con su familia, sus amigos, la escuela, la salud mental y la autoestima.

Investigaciones muestra que el inicio del uso de drogas a menudo ocurre durante la adolescencia o juventud, periodo de transición caracterizado por el estrés, la ansiedad y la búsqueda de nuevas sensaciones, así como de diferenciación de los adultos. Puede comenzar como una forma de manejar emociones negativas y de respuesta al sentimiento de vivir en un mundo caótico y hostil. Se ha señalado reiteradamente que la presión del grupo de pares, la curiosidad y la pobre integración familiar, son factores que contribuyen al uso de drogas. Asimismo, son mencionados otros factores, como la pobreza, la falta de alternativas y una percepción desesperanzada del futuro.

Otros estudios sugieren que los que están en mayor riesgo de consumo tienen características que los alejan de los valores convencionales, con mayor preocupación por su independencia y autonomía, con una visión sombría de la sociedad en general, poca compatibilidad entre las expectativas familiares y las de su grupo de pares, y que perciben poco apoyo familiar, valorando más el de sus amigos.

Hay acuerdo en que la familia juega un papel importante en estas conductas: las actitudes y patrones de consumo; el tipo y grado de comunicación, respeto y cercanía; la existencia de lineamientos claros y consistentes en las interacciones familiares, de las responsabilidades y atribuciones de cada miembro, contribuyen a aumentar o disminuir los riesgos de consumo del menor. La presencia de una cohesión en la estructura social, familiar y comunitaria, con atención a las necesidades, capacidades y limitaciones de sus miembros, parece contribuir de manera importante a evitar conductas destructivas, violentas, o de transgresión.

Las actitudes y conductas familiares en materia del cuidado de la salud y de la formación de hábitos saludables, así como el manejo de las emociones positivas y negativas, pueden ejercer también una influencia relevante en el niño, tanto hacia evitar el consumo de sustancias como en otros aspectos de su desarrollo.

¿Cuáles son los síntomas que indican que un adolescente consume drogas?
Existen muchas señales físicas y de comportamiento que indican uso de drogas. Aprenda sobre ellas y esté consciente de si su hijo actúa o luce de forma diferente.
Las señales incluyen:
• Pronunciación lenta o mala (por usar tranquilizantes y depresivos)
• Hablar rápido o de manera explosiva (por usar estimulantes)
• Ojos inyectados de sangre
• Tos que no desaparece
• Olor o aliento inusual (por usar drogas inhaladas)
• Pupilas extremadamente grandes (dilatadas) o extremadamente pequeñas (puntiformes)
• Movimiento ocular rápido (nistagmo); podrían ser un signo de consumo de PCP
• Inapetencia (ocurre con el consumo de anfetaminas, metanfetaminas o cocaína)
• Aumento del apetito (con el consumo de marihuana)
• Marcha inestable
Es posible que note cambios en el nivel de energía de su hijo, como lo son:
• Pereza, apatía o somnolencia constante (por usar drogas opiáceas como la heroína o la codeína, o puede suceder conforme pasa el efecto de drogas estimulantes)
• Hiperactividad (como se ve con los estimulantes como la cocaína, y metanfetaminas)
También es posible que note cambios en el comportamiento de su hijo:
• Mal rendimiento y aumento del ausentismo escolar
• No participar de las actividades habituales
• Cambio de grupos de amigos
• Actividades secretas
• Mentir o robar

¿Cómo hablar con los adolescentes sobre las drogas?
No es algo fácil de hacer, pero es importante que hable con su hijo sobre las drogas. Esa es una de las mejores maneras de prevenir el uso de drogas entre adolescentes. Aquí están algunos consejos:
• No lo convierta en una “gran conversación”. En lugar de eso, tenga conversaciones continuamente sobre las drogas con su hijo. Use las noticias, los programas de televisión o las películas como un punto de partida para tener las conversaciones.
• No dé sermones. En lugar de eso, haga preguntas abiertas como, “¿por qué crees que esos muchachos usaban drogas?” o “¿alguna vez te han ofrecido drogas?” Su hijo puede responder de manera más positiva si tienen una conversación real.
• Comuníquele su hijo cómo se siente usted. Déjele en claro que usted no aprueba el uso de drogas.
• Dele a su hijo tiempo para hablar y escúchelo sin interrumpirlo. Esto le mostrará que le importa lo que su hijo opine.
• Pase un tiempo cada día hablando sobre lo que está sucediendo en la vida de su hijo. Esto facilitará las conversaciones cuando surjan temas más complicados como el alcohol, las drogas y el sexo.

Ayude a prevenir el uso de las drogas
Si bien no hay una manera infalible de su asegurarse de que su hijo nunca use drogas, puede tomar medidas para prevenirlo.
• Manténgase involucrado. Construya una relación sólida con su hijo y muestre su apoyo por sus intereses.
• Sea un buen modelo a seguir. Los comportamientos que usted muestra envían un mensaje directo al adolescente, ya sea que usted lo sepa o no. No use drogas y utilice los medicamentos con receta únicamente como se le indica. Si bebe alcohol, hágalo con moderación.
• Preséntese y conozca a los amigos de su hijo. De ser posible, conozca también a sus padres. Aliente a su hijo a que invite a sus amigos a su casa de manera que pueda conocerlos mejor. Si cree que un amigo es una mala influencia, no dude en intervenir o alentar a su hijo a que haga otras amistades.
• Establezca reglas claras para su hijo sobre el uso de drogas. Esto puede incluir no viajar en autos con muchachos que hayan estado usando drogas o no permanecer en una fiesta en donde alguien esté utilizando drogas.
• Sepa lo que está haciendo su hijo. Los adolescentes sin supervisión tienen mayores probabilidades de experimentar con drogas. Manténgase informado sobre dónde, y con quién, está su hijo. Pídale que se reporte en ciertos momentos del día, como al salir de la escuela.
• Aliente las actividades saludables. Los pasatiempos, los clubes, los deportes y los trabajos de medio tiempo son excelentes maneras de mantener ocupados a los adolescentes. Al mantenerse activo, su hijo tendrá menos tiempo para involucrarse en el uso de drogas.

¿Cómo puede conseguir ayuda?
Si cree que su hijo está usando drogas, comience por hablar con su médico familiar. Él puede remitirlo a un especialista en drogas o un centro de tratamiento. También puede buscar recursos en su comunidad o en hospitales locales. Busque a especialistas que tengan experiencia trabajando con adolescentes.

Referencias
National Council on Alcoholism and Drug Dependence. Help for parents. http://www.ncadd.org/index.php/for-parents-overview/help-for-parents.Accessed April 25, 2014.
National Council on Alcoholism and Drug Dependence. Ten tips for prevention for parents. http://www.ncadd.org/index.php/for-parents-overview/prevention-tips.Accessed April 25, 2014.
National Council on Alcoholism and Drug Dependence. What to look for–signs and symptoms. http://www.ncadd.org/index.php/learn-about-drugs/signs-and-symptoms.Accessed April 25, 2014.
National Institute on Drug Abuse: Preventing drug use among children and adolescents. NIH Publication No. 04-4212(B). 1997. Revised October 2003. http://www.drugabuse.gov/publications/preventing-drug-abuse-among-children-adolescents.Accessed August 8, 2013.
Stager MM. Substance abuse. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme III JW, Schor NF, Behrman RE, eds.Nelson Textbook of Pediatrics
The Partnership at Drugfree.org. 6 Parenting practices help reduce the chances your child will develop a drug or alcohol problem. 2012. http://www.drugfree.org/wp-content/uploads/2011/07/partnership_components_tool_revised_031612.pdf.Accessed April 25, 2014.
The Partnership at Drugfree.org. Why Do Teens Use? 2014. http://timetoact.drugfree.org/think-why-teens-use.html.Accessed April 25, 2014.
Actualizado 11/23/2014
Versión en inglés revisada por: Linda J. Vorvick, MD, Medical Director and Director of Didactic Curriculum, MEDEX Northwest Division of Physician Assistant Studies, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.


Sin comentarios

Comments are closed.